Patrick S. Werner

La literatura vigente en la Nicaragua del siglo XVI

Ave María College of the Americas San Marcos, Nicaragua

werner@ibw.com.ni

Works Cited


La visión mundial de los españoles que conquistaron y poblaron la colonia de Nicaragua se quedó solamente en la palabra escrita. Es sorprendente la existencia de una cantidad enorme de documentos de los años 1522-1550 en que se preservan las observaciones, esperanzas, hechos, crímenes y ficción de la época. Este tesoro cultural e histórico ha existido en Nicaragua desde siempre así como en Los Archivos de las Indias en Sevilla, sin embargo, esta valiosa fuente ha sido raras veces consultada por investigadores e historiadores. El estudio de este tesoro revela una obra escasa en ficción, excepto en algunos casos notables. En su totalidad presenta una realidad que de una manera u otra refleja un bosquejo de la vida cotidiana de aquellos tiempos. La verdad es que este autor no conoce ninguna obra de ficción escrita en la Nicaragua del siglo XVI y es probable que no exista, como tal, obra de ficción alguna de aquella época de llevada a cabo en esta región. Este hecho afecta en poco la historiografía del país ya que las obras carentes de ficción nos ofrecen un bosquejo bastante interesante sobre la cosmovisión de los españoles que conquistaron la Nicaragua temprana. Y cuando se toma en cuenta la totalidad del contenido de las grandes categorías de las obras se ve claramente el comienzo de una literatura de Nicaragua redactada por sus nuevos dueños, los españoles.

Vale la pena considerar las distintas categorías de documentos la panorámica histórica que detallan.

A. Los Testamentos

Encontrados pocas veces en la literatura, los testamentos son documentos valiosísimos para tomar el pulso a la actitud del autor del testamento en términos de la calidad de su vida y comportamiento en relación con su religión, la cristiandad. Burns señala que: “Los testamentos son productos literarios del testador, datos económicos relacionados a la historia de dinero, clases sociales y gastos; artefactos culturales que revelan y forman las mentalidades; la representación de familias que indican valores, ocupaciones, y bienes del hogar; y pronunciamientos sobre la religión, formando una continuidad con la piedad y la práctica entre generaciones y hasta la vida en el más allá. Los testamentos son, más que todo, documentos humanos -la última despedida, un abrazo, un tiempo final para ordenar la vida actual doméstica, un discurso solemne y final, y algunas veces un grito para ayuda. Jacques Chiffoleay considera el testamento como un diálogo entre la sociedad, el individuo, la costumbre, la ley, la unión del sagrado y el profano, una verdadera expresión de la civilización con que la sociedad se reproduce y se redefine... (Burns 4: xvii)”. Además, se ve la valoración de sus familiares y otros conocidos. Finalmente, se nota en la mayoría de los testamentos un último intento de borrar los pecados cometidos durante toda su vida y mejorar la posibilidad de evitar el fuego del infierno. El catolicismo de los españoles permitía dos sendas para la salvación: la aceptación verdadera de la fe católica y el realizar buenas obras para apoyar y adelantar el culto divino con recursos de este mundo (New Catholic Encyclopedia 6:358). Se ve claramente el intercambio de estas dos sendas que conducen al cielo en los testamentos de los primeros y muy bien conocidos españoles en la Nicaragua del siglo XVI.

Una comparación entre los testamentos de Andrés de Cereceda, Pedrarias Dávila y Pedro de los Ríos ilumina como estos españoles se vieron a sí mismo y la calidad de sus vidas en comparación con la doctrina de la Iglesia Católica. Actuando de manera escéptica, observamos que un hombre muy próximo a marcharse al más allá que no había cometido un número de pecados mortales tal vez pondría en su testamento menos obras y actos buenos para apoyar a la Iglesia que un hombre que en su estimación personal hubiera cometido pecados muy graves. Esta diferencia se ve claramente en los testamentos.

Lo bueno

Testamento de Andrés de Cereceda 17 CS 461, 1539.Entre los primeros actores en la historia de la colonización de Nicaragua se encuentra Andrés de Cereceda. Era contador al arribar Gil González Dávila en 1522; nuestro primer conocimiento de la Nicaragua indígena de su pluma sale. El jefe Gil González, fue tesorero de la Audiencia de Santo Domingo, apenas escribía el castellano en forma comprensible y coherente. Su contador fue un reportero extraordinario que nos deja el nombre de cada pueblo encontrado desde Costa Rica, hasta el pueblo del cacique Nicaragua. Además registró la distancia, en leguas, entre cada pueblo, la etnicidad, el número de indios bautizados y cantidad de oro robado a los indios, en forma exacta de pesos de buen oro, tomines y gramos. Más tarde, fue nombrado contador real del gobernador de Honduras, López de Salcedo, quien vino a Nicaragua en 1527 cuando Pedrarias regresó a Castilla de Oro a tomar posesión su residencia. Durante el régimen de López de Salcedo amasó una fortuna en indios esclavos. Pero cuando Pedrarias regresó a Nicaragua en abril de 1528, Cereceda con los otros leales a López de Salcedo, fueron encarcelados en el fortín de León Viejo y sufrieron sus residencias, Gonzalo Fernández de Oviedo, el primo de la esposa de López de Salcedo fue asesor importante en la administración de López de Salcedo, cambió de partido y alianza y ayudó a Pedrarias a enjuiciar a sus antiguos compañeros. El gobernador, López de Salcedo, resarció a Pedrarias 10,000 pesos de buen oro para salir de Nicaragua sano y salvo Andrés de Cereceda por otra parte abandonó Nicaragua descalzo, sin camisa, casi en calzoncillos, pidiendo limosna. Regresó a Honduras donde, más tarde, fue nombrado gobernador de la colonia de Honduras.

Para el año 1550 Cereceda era difunto pero aún retenía algunas pertenencias en la Casa de Contratación en Sevilla. El presidente de la Audiencia de los Confines, que residía en Guatemala, Alonso López de Cerrato, comenzó un juicio el 27 de octubre de 1550 para determinar si Cereceda debía algún dinero a la Corona, antes de librar las pertenencias de Cereceda que quedaba en la Casa de Contratación. Su heredero, Bernardo de Cabranes, defendió a Cereceda y el proceso que resultó (17 CS 302, 27 de octubre, 1550) consistió en su mayor parte, sobre el juicio de residencia que Pedrarias entabló a los oficiales de López de Salcedo antes que salieron de Nicaragua hacia Honduras. El proceso comenzó el 7 de enero, 1529, con Gonzalo Fernández de Oviedo (“Gonçalo Hernández de Houiedo”) nombrado como contador-procurador en contra del grupo de López de Salcedo (17 CS 307). La residencia de Cereceda duró varios meses y llenó 227 páginas. Es una mina de información sobre la Nicaragua temprana y ubica la batalla con el cacique Diriangén donde más tarde fundaron la ciudad de Granada. A pesar de los esfuerzos considerables de Oviedo en encontrar alguna estafa o fraude por parte de Cereceda en contra de Corona, Cereceda salió con sus cuentas completamente correctas y claras. Esto explica el hecho de que Cereceda haya salido de Nicaragua en bancarrota pero con vida.

Parte del proceso legal fue ofrecer en evidencia el testamento de Cereceda. Redactado en 1539 en San Pedro de Puerto Caballos, Honduras, el testamento de Cereceda contiene apenas tres páginas. Lo más importante es que contiene la visión de un hombre en su lecho de muerte. Comienza con las recitaciones de la doctrina del catolicismo y la Trinidad:

“En el nombre de Dios padre e hijo e espiritu sancto que son tres personas y vn solo dios verdadero y de la santisima trenidad y de la santisima virgen sancta maria madre de dios a quien yo tengo por señora y por abogada en mis hechos y pensamientos creyendo como creo en todo ello y en todo aquello que tienen y cree la sancta madre iglesia de rroma como bueno y fiel y catolico christiano que soi y temeroso de dios en la qual fee y creencia protesto biuir y morir por tanto sepan todos los que la presente carta de testamento vieren como yo andres de çerezeda contador de su magestad desta gobernación de higueras e honduras e sus tierras e provincias que es en estas partes de yndias del mar océano de la tierra firme vezino de la villa de sant pedro del puerto de cauallos de la dicha gouernaçion natural que soi de la ciudad de salamanca de los rreinos de castilla en la perrochia de san martin otorgo e conozco por esta presente carta que por quanto yo estoi en la cama enfermo de mi cuerpo y sano de la voluntad y en mi seso y entendimiento qual a dios plugo de me dar y porque la muerte es cosa natural a los honbres digo que yo hago e ordeno este mi testamento y postrimera voluntad en la manera siguiente e para cumplir y executar este mi testamento”. (17 CS 461) (28 de agosto de 1539).

Las demás cláusulas del testamento son sencillas y otorgan sus pertenencias a sus familiares, sin un montón de misas. En total su Testamento alcanza dos paginas.

Lo Malo

El Testamento de Pedrarias Davila. Pedrarias representa más que cualquier otro español el poder de la dominación hispánica en Nicaragua. Fue famoso por sus métodos fuertes para alcanzar sus retos. Hay dos testamentos de Pedrarias, uno firmado en 1476 cuando tenía 36 años de edad y el otro firmado en Castilla de Oro en el 20 de Marzo, 1514, en San Lucar, a los 74 años. Fue preparado por su viejo enemigo, Gonzalo Fernández de Oviedo, quien en realidad no fue un adversario formidable.

El primero de sus testamentos, contiene 23 cláusulas y muestra la vida de un activo miembro de la aristocracia. No muestra mucha preocupación por su alma. Quizás no había cometido suficientes pecados para tener mucha preocupación. Hay cuatro cláusulas que tocan el asunto de sus funerales las cuales son comunes y usuales en sus últimos deseos. El asunto del mayorazgo que recibió como herencia de su padre fue mucho más importante. La mayoría de las cláusulas de su testamento atañen a varias órdenes necesarias para la continuación del mayorazgo después de su muerte y la protección de su mujer e hijos legítimos. Es el testamento de un Aristócrata en el ascenso de su carrera y fortuna.

TESTAMENTO DE PEDRO ARIAS, LLAMADO “EL VALIENTE”, 1476. “En el nombre de nuestro Señor Dios y hijo y espiritu santo que en persona y acabada trinidad vive y reina para siempre jamas y de la bien aventurada virgen santa Maria su madre a quien yo siempre tuve y tengo por señora y por abogada en todos los mas hechos y porque según es escripto en el santo evangelio es hecha es la carrera de la salvacion, pues si los apóstoles, y los otros sanctos padres por gracia divina fueron santificados aunque no pecasen mortalmente temieron el terrible dia de la postrimea muerte que deben hacer los hombres que en este mar de vida y en este valle de lagrimas vadean siendo tentados continuamente con las asechanzas del enemigo antiguo y con el mundo y con la carne va escrito es yugo grande es sobre los hijos de adan y amargura sobre las sus animas desde el dia que nacen de sus madres hasta que torna a la sepultura, y porque de esto se pensase que ninguno no podia nacer mande y dice desde los mayores hasta los menores y desde los menores hasta los mayores y por ende sepan cuantos esta carta de testamento vieron como yo Pedrarias de Avila del Consejo de los muy altos y muy esclarecidos principes rey y reina nuestros señores Dn. Fernando y Doña Isabel, señor de las villas de Torrejón y Puñón Rostro y Alcabandas estando enfermo de mi cuerpo de una herida que en el tengo estando en mi juicio natural tal qual Dios verdadero y en todos los articulos de nuestra Santa Fé Católica y que santa Trinidad padre e hijo y esporitu santo que son tres personas y un solo Dios verdadero y en todos los articulos de nuestra Santa Fé Católica y que santa iglesia quiere y manda arrepintiéndome a todo dolor de mi anima y tristeza de mi voluntad de todos mis pecados otorgo y conozco que hago y ordeno este mi testamento y postrimera voluntad en la manera que se sigue.” (Alvarez Rubiano: 411). TESTAMENTO DE PEDRO ARIAS DÁVILA , CAPITÁN GENERAL Y GOBERNADOR DE CASTILLA DEL ORO. – 20 MARZO 1514. SANLÚCAR DE BARRAMEDA.

Pedrarias en 1514 tenía 74 años de edad y estaba en su segunda o tercer período, fue nombrado gobernador de Castilla de Oro. Dictó un testamento de 63 cláusulas que representan la voluntad de una persona mayor, con muchas riquezas y todavía con mucha personalidad. Su testamento es muy respetuoso al culto divino, pero se leen muchas cláusulas que tocan más a la herencia de su fortuna y la protección de su familia que a cualquier otra cosa. La cosmovisión de Pedrarias es de un caballero y aristócrata que ha hecho cosas admirables más que una persona que se preocupa porque ha pecado mucho y merece el infierno. No tenia tanto horror a las llamas como Pedro de los Ríos.

“In dei nomine, amen: Sepan cuantos esta carta de testamento vieren como yo Pedro Arias Davila, capitan general e gobernador de Castilla del Oro, que es en la provincia del Darien, en el golfo de huraba, por el muy alto e muy poderoso e catolico Rey Don Fernando el quinto e por la muy alta e poderosa e catolica Reina Doña Juana, nuestros señores, e asimismo su capitan general del ejercito e armada que por su mandado de sus Altezas agora va con migo a la dicha Castilla del Oro para la conversion de los Infieles e conquistas de aquellos Reinos e señorios que a sus Altezas pertenecen; hijo que soy de Pedro Arias Davila, mi señor, que en gloria haya, señor de las villas de Torrejón de Velasco e Puño en rostro e Casa sola; estando sano de mi cuerpo, a dicha voluntad en mi libre poder, e entero juicio e acuerdo, con de liberacion, viendo la poca seguridad que los hombres tienen en esta presenta vida, especialmente en tan larga jornada como voy asi por tierra, como por mar, contra los enemigos de nuestra Santa fe catholica, acordé ante todas cosas ordenar la ánima por este mi testamento e descargar mi conciencia, como mejor nuestro a Señor pluguiere darme a entender, y primeramente digo que esta dicha mi carta de testamento valga por entero y establecido testamento, asi como si fuese hecho con todas las calidades que de derecho en tal caso se requieren, y la primera clausula de este dicho mi testamento, es que soy fiel y catolico cristiano y protesto vivir e morir en la Santa fe catolica e creo e confieso todos los articulos de ella e todo lo que la Santa Madre Iglesia de Roma tiene y cree; e mando mi alma e mi cuerpo a Cristo mi Redentor e Salvador, e ruego e pido por merced a la virgen gloriosa Santa María, su madre, abogada de los pecadores, que quiera tomarme en su amparo e defensa desde la primera hora para siempre jamas amen. Y esto mismo suplico al señor San Miguel angel con toda la corte del cielo, e mando que despues de mi fallecimiento mi cuerpo sea traido de do quiera que estuviere e sea sepultado en la capilla mayor del monasterio de Santa Maria de la Merced, de la ciudad de Segovia, que más señores abuelos, santa gloria hayan, hicieron e dotaron: e que mi cuerpo sea enterrado con el hábito de señor San Francisco, e si no lo ovieren por bien los devotos padres del dicho Monasterio de Santa Maria de la Merced, que sea enterrado con el habito de Santa Maria de la dicha Merced; e que mi sepoltura sea llana, e que sea entre medias de mi señor abuelo Diego Arias Davila, que Santa gloria haya, e que no sea la dha. mi sepultura mas baja ni alta que es el suelo de la dha. capilla e que sea la laude de ella de metal, con las letras de mi nombre a la redonda . . .” (Alvarez Rubiano: 702)

Lo feo

Pedro de los Ríos. Redactado en 1540 en su hacienda en el pueblo Nahua de Ayatega, posiblemente ubicado cerca de Tezuatega o Chinandega, el testamento de Ríos es de un hombre temeroso de perder su alma en el infierno. Y con mucha razón. Quiso, con su fortuna, obtenida por asesinato, hurto, robo, y comercio, conseguir una póliza de seguro para escapar de las llamas. Con la cantidad de dinero amasada tuvo muchas posibilidades para comprar su lugar en el paraíso. Su testamento, de ochenta y una cláusulas, es muy largo, pero partes merecen comentario.

De todos los funcionarios que trabajaban en la colonia temprana posiblemente el hombre más nefasto, deshonesto, falaz y exitoso en sus negocios fue Pedro de los Rios. Un resumen de su carrera destaca su maldad. Fue nombrado por un tiempo corto gobernador de Panamá. Después viajó a Nicaragua para abogar para el puesto de gobernador de Nicaragua. Fue rechazado. Fue nombrado tesorero de la colonia y tomó posesión en 1533 bajo la administración de Francisco de Castañeda. Al principio trabajó bien para Castañeda. Negoció un buen pacto con Pedro de Alvarado cuando no tenía ninguna de fuerza militar de consideración. Después, Castañeda lo puso en la cárcel en la fortaleza de León Viejo donde permaneció hasta que Castañeda salió rápidamente de Nicaragua en mayo de 1535. Fue el jefe de un grupo de descontentos y se unió a un grupo de desafectos al recién nombrado gobernador, Rodrigo de Contreras. Cuando Contreras llegó a Nicaragua en noviembre de 1535 divulgó la existencia del grupo opuesto a Contreras traicionando a sus compañeros. Poco después se casó con una hija de Contreras, cuando la muchacha tenía apenas 13 o 14 años de edad. Él tenía al menos 45 años de edad. Pagó a un grupo de asesinos para que mataran al alguacil Luis de Guevara, quien fue un aliado de Castañeda y su abogado en su residencia. En un sorpresivo ataque cerca de Subtiava los asesinos no lograron matarlo, salió ileso aunque con una herida en la casa. Guevara perdió la nariz, dientes y mandíbula superior. Más tarde hizo amistad con Rios y se alió con Contreras. Fue dueño de al menos un galeón en el Pacifico y ganó mucho dinero debido a su alianza con los Contreras. Escapó de su residencia en 1545 y viajó a Gracias a Dios, Honduras para una boda. Regresó a Nicaragua y murió en el puerto de San Miguel, El Salvador. Valdivieso, quien lo consideraba basura humana, reportó su muerte. En su lecho de muerte alguien llamó a un sacerdote para su última confesión. Rios rechazó la extrema unción, volteó su cara hacia la pared cerca de su cama, y murió, en silencio. Todos sus enemigos decían que era muy suelto de la lengua y completamente sin conciencia. Era un hombre excelente para los negocios.

El Testamento de Pedro de los Ríos

“En el nombre del muy alto e muy poderoso dios nuestro señor criador del çielo e de la tierra e de todas las cosas que en el mundo son criadas e por criar e de la bien aventurada virgen gloriosa nuestra señora santa maria su madre e a honrra e serbiçio suyo e de todos los santos e santas de la corte del çielo amen. Porque acatada la brevedad desta peregrina vyda a todo fiel cristiano conviene acordarse de que a de morir acatando ansymesmo que no sabemos el dia ni la ora que dios nuestro señor sera serbido de me llevar de esta presente vida e que todo fiel christiano es obligado en su salud ordenar su anima e descargar su conciencia por tanto haziendo aquello que soy obligado. sepan quantos esta carta de testamento vieren como yo pedro de los rios tesorero de su majestad en esta provynçia de nicaragua e vecino desta çibdad de leon hijo legitimo que soy de alonso de los rios veyntiquatro que fue de la çibdad de cordova e de doña huraca de godoy su legitima muger mis señores padre e madre difuntos que dios aya vecinos que fueron de la dicha çibdad de cordova en la collaçion de san pedro estando sano e con salud abiendo como creo firmemente todo aquello que cree e tiene e confiesa e adora la santa madre iglesia de roma en la qual fee e creencia yo estando desde el punto e ora en que naçi hasta agora e de aqui adelante todos los dias de mi vyda protesto de vivir en ella e de morir en esta santa fee en el nacida do como desde agora doy por nenguna e de martin gutierre valor e efeto qualquier falsa ymaginaçion quel demonio trazere a mi testamento a la ora de mi muerte por me hazer apartar e desfallecer desta santa fee e creencia a que dios nuestro señor e rredentor por su bondad me quiso traer e ruego e pido por merced a la virgen floriosa nuestra señora santa maria su bendita madre e a los bien aventurados apóstoles san pedro e san pablo apóstoles de mi señor Jesucristo cabeça e fundamento de la santa iglesia nuestra madre que represente ante la divina majestad el dia de mi fallecimiento esta fee e creencia e esta protestación que yo agora hago por quel demonio y enemigo no me contraríen a la hora de mi muerte e porque no se lo que dios nuestro señor querra disponer de mi queryendo proveer en el descargo de mi conciencia antes que la lumbnre de mi vyda se me amate o la enfermedad la impida con el espantable temor de la muerte porque mientras tenemos tiempo e dios nuestro señor es serbido de nos dar lugar para descargar nuestras conciencias por tanto otorgo e conozco que hago e hordeno este mi testamento e las mandas e clavsulas en el contenidas de mis bienes en la forma e manera siguiente:-----------------

En resumen, los cuatro testamentos apoyan la hipótesis que, en consideración de su autor, una vida de pecados merece un testamento más largo con más legados que una vida menos pecaminosa.

B. Las cartas escritas en ácido por los colonizadores

La segunda forma considerable de documentos eran las cartas e informes de los funcionarios y vecinos enviados a la Corona. Los documentos existentes muestran una forma de castellano no moderno y sin la puntuación y marcas diacríticas pero fáciles de leer. Además, todos los documentos fueron redactados de manera brusca y directa que no dejaban en duda su intención y significación. Casi se puede decir que varios de los vecinos y funcionarios escribían con plumas bañadas en ácido. Otros escribían cartas llenas de detalles sobre la vida en la Nicaragua temprana. Francisco de Castañeda escribió cartas con mucha información y detalles sobre la Nicaragua de la época y sus cartas son una de las fuentes más valiosas para extraer información sobre la Nicaragua temprana. También redactaron Andrés de Cereceda, Diego de Herrera y el obispo Antonio de Valdivieso. Los dos maestros de la pluma ácida eran Valdivieso y el presidente de la Audiencia de la Confines, Alonso López de Cerrato. Famoso por su mal humor y la pérdida de sus dientes, Cerrato fue enviado a América para limpiarla de la suciedad causada por los primeros españoles en sus gobiernos. Fue exitoso. El otro reformador, Antonio de Valdivieso, peleó con todos los gobernadores y fueron excomulgados todos. También peleó con Cerrato como resultado apareció un grupo de cartas llenas de sarcasmo, ironía y humor (para nosotros que no éramos el blanco de sus comentarios).

Francisco de Castañeda fue tal vez el administrador enviado a Nicaragua de mayor experiencia. Y quizás fue el más capaz. Había sido nombrado gobernador de cinco entidades pequeñas en la península ibérica. Sobrevivió cinco residencias anteriores y aparentemente nunca fue multado por crímenes y malos manejos administrativos antes de llegar a Nicaragua en 1529. No tenía miedo de extraer la contienda política en contra de Pedrarias. Fue nombrado su alcalde mayor por la Corona y tuvo toda la responsabilidad de administración de justicia, La Corona probablemente conocía que Pedrarias no tenía misericordia lo demostró con su valor como combatiente y conquistador feroz, no como juez. Era de mediana edad, viajó a Nicaragua con su esposa, los dos se resintieron de la salud y pidieron varias veces regresar a España para buscar tratamiento médico. No podía montar a caballo bien y en la isla de Cubagua se cayó de su caballo y permaneció tres meses en la cama. Fue abogado muy hábil y escribió algunas cartas a la Corona que contienen descripciones muy severas. Después de la muerte de Pedrarias el 6 de marzo, 1531, Castañeda informó cómo y dónde enterró el cuerpo de Pedrarias; se desempeño como gobernador hasta mayo de 1535, cuando huyó a Santo Domingo poco antes que llegara Rodrigo de Contreras, yerno de Pedrarias. Para dominar la colonia políticamente, Contreras atacó a todos los aliados y amigos de Castañeda. Un amigo de éste, un tal Andrés de Caballero, fue acusado de ser homosexual y fue quemado en una estaca en la plaza de León Viejo, probablemente en 1536. El chisme de los partidarios de Contreras notaba que hubo una puerta secreta entre las casas de Castañeda y Caballero. Castañeda, quien murió en Santo Domingo en 1537 envió a la Corona varias cartas en donde advertía que Contreras destruiría la colonia de Nicaragua. Tenía razón.

Las Cartas de Francisco de Castañeda

“Suplico a Vuestra Magestad que por que yo estoy cada año coordinariamente enfermo y pesado, Vuestra Magestad me haga merced de mandar proveer los oficios de Governador y Alcalde mayor desta provincia, a quien fuere servido; y mande a los del Consejo de Vuestra Magestad, que me aprovechen; pues vine a servir a Vuestra Magestad con mi muxer e casa, e hize muy grandes gastos, y estoy muy adebdado.

. . .

Los indios desta Provincia se acavan, y si no se remedian con brevedad, no hay indios para quatro años; segun los indios dicen, cada año en esta Provincia les davan muy grandes enfermedades cada año en esta Provincia les davan pestilencias y morian mucha gente, como multiplicavan, no se sentia; agora no son las mismas pastilencias e dolencias en ellos, e acreciéntaseles el trabaxo de las minas, que oslo aquel basta para destruillos y acaballos todos, porque lo mas carcanos de las minas, estan quarenta leguas; e aunque en esta Provincia son muy mantenidos los indios que travaxan, de sus amos, de mucho pan y carne e pescado, y aquí e las otras comidas de la tierra que se las dan en abundancia, no basta esto para el cesar que no mueran del trabaxo, porque Vuestra Magestad sabrá, que la tierra de las minas es muy fria y lloviosa. E ban quarenta leguas los oydores desta Cibdad de leon y Granada, fasta aquella, y los indios que ban a las minas, trabaxan en sacar oro con aquella frialdad y aguas e fatigas, y como son de tierra caliente, ques destos llanos, y biciosos de muchas frutas y pescados e rregalos que entre ellos tienen, en adoleciendo allá con la frialdad de la tierra y con faltarles aquellas frutas e pescados con quellos son criados, aunque los curan sus amos, y los hombres que tienen, muy bien, no basta para escusarles la muerte, pues juntamente con esto, son de muy flaca complición y de poco trabaxo.

Los indios que van a rozar y acarrear maiz a las quadrillas, y a sembrar y deservar, acaban de andar quarenta leguas, y en llegando, an de hazer las haziendas, luego; por manera que si enferman, tómalos la enfermedad trabaxados y matados, y a que allá no mueren, parten tales para venir a sus casas, que no llegan a sus casas, sino en el camino mueren.” (3 CS 272, 1º de Mayo de 1533)

Carta de Obispo Diego Álvarez Osorio

El primer obispo de Nicaragua y protector de indios, Diego Alvarez Osorio, era ya viejo cuando llegó a Nicaragua en 1528 o 1529. Castañeda se quejó a la Corona que en juicios de vecinos, encontró a algunos culpables y solamente después del proceso buscó pruebas de culpabilidad. Como hacia el famoso juez americano Judge Roy Bean. En toda su carrera que terminó con su muerte en 1537 o 1538 es difícil ver cómo ayudó a los indios. Realizó solamente un viaje a pueblos de indígenas, en donde compró tres muchachos jóvenes. Dijo que lo hizo para usarlos como lenguas. Su queja mayor fue que estaba en quiebra como obispo de Nicaragua y necesitaba más dinero para sobrevivir económicamente, Nunca recibió un aumento de salario. Un historiador dijo que huele a santidad. Mejor dicho, huele de la bancarrota En 1999 sus huesos fueron descubiertos en la iglesia mayor de León Viejo. Fue enterrado como si durmiera, con la boca abierta.

Sacra C. Catholica Majestad. “Diego aluarez osorio Electo de la prouinçia de nicaragua protector de los yndios della por vuestra magestad Besa las manos a vuestra magestad y dize que al tiempo que llegue a las prouinçias de nicaragua a entender en el dicho cargo de protector llego muy adeudado a causa de los muhcos gastoas que touo desde españa al nombre de dios e de alli a panama en los acarretos de por tierra e de panama en otros fletes hasta la dicha Prouinçia de nicaragua e que al tiempo que llego a la dicha prouinçia era el año de veynte e ocho esterile a valia la hanega del mahiz a tres pesos e mas el carne muy cara adonde para se sostener asi e a diez o doze pariente e criados que lleuaua fue forçado adeudarse en mucha quantidad e sobre todo por entender en el dicho ofiçio de protector bien e fielmente como vuestra magestad se lo tiene mandado. Compro tres muchachos yndios que se venian a quexar e a demandar justicia, las quales le costaron çiento e quarenta pesos e que ansimesmo al tiempo que salio a hazer la primera visitacion lleuo consigo a luis ximenez lengua muy abile para informar a los caciques e indios en las cosas de la fe a platicarles en ella al qual dio çiento e quarenta pesos e a domingo de la presa escriuano prometio otros çiento e çinquenta al qual no dio mas de quarenta pesos porque no pudo andar todo el tiempo de la dicha visitaçion con el por manera que con el dicho lengua y escriuano gasto otros çiento e ochenta pesos, porque suplica a vuestra magestad estos y los otros que gasto en las lenguas que son por todos trescientos y veynte pesos vuestra magestad mande que les sean pagados pues se gastaron en seruiçio de vuestra magestad y en descargo de su Real conciencia, y para que a vuestra magestad conste como lo gasto haze presentacion desta informacion.

-otrosi suplica a vuestra magestad que porque deue mas de tres mill pesos de oro en la tierra y con muy grandes dificultades hallo prestado quinientos pesos de oro para el despacho de las bulas del obispado de que vuestra magestad le hizo merçed suplica a vuestra magestad mande que se le den dos o tres terçios de su salario de protector adelantados e andando el tiempo los oficiales de vuestra magestad se tornen a enterar en lo que asi le ovieren dado Porque con hazerle vuestra magestad esta merced podra cumplir con breuedad con las personas que le prestaron los dichos quinientos pesos, para las bulas como dicho es y no le molestaran, y en lo asi vuestra magestad le hara grande bien y merced. Criado de vuestra magestad que reales manos besa. (Firma y rúbrica:) el protector de nicaragua.” (3 CS 115, 30 de Noviembre de 1531)

Carta de Pedro de los Ríos

“El bachiller mendavia e diego gutierrez de madrid con ellos vino a la çibdad de leon el bachiller mendavia con quarenta y tantos onbres de los de diego gutierrez gobernador de vuestra magestad e de alonso calero e entraron en mi posada e me prendieron nombrandose inquisidor e llevome aquella noche al monesterio de nuestra señora de la merced en el qual se encaro conmigo e viendo el consejo justicia e regimiento de la dicha çibdad de leon lo que l bachiller mendavia avia fecho juntaronse para dar orden que yo saliese de alli e ansi se hizo quedandole e prometiendole çiertos dineros sueltos e yo viendo que usava provision que avia fecho falsa en daño y perjuicio de la preminençia rreal de vuestra magestad en predelle su alguazil mayor e achuchillalle otro e de las varas que de vuestra magestad trayan en las manos hazer atacadores e alcabuçes e tanbien hazian otros delitos de saltear por los caminos e trayan pensado de robar la çibdad de leon como lo hizieron en efeto que quando a mi me prendieron robaron mi caballo e aun creo que si el arca de vuestra magestad queesta en ella toviera dineros no quedara sin hazerse pedaço e llevar lo que hallaran dentro de los quales delinquentes que con el bachiller mendavia prendi hize justicia de quatro ya que heran los mas culpados e al bachiller puse a buen recabdo e a los demas desterre e lo tenia para lo enviar ante vuestra magestad para que fuesen castigados conforme a los delitos que a cometico como todo constara a vuestra magestad por los proçesos que alla envio vuestra magestad lo manda castigar de manera que aca biban quietos e pacíficos.

. . .

a quinze dias de março desde año despache al capitan diego de castañeda con çinquenta y çinco onbres de pie e de cavallo para que fuesen en nonbre de vuestra magestad a poblar las minas que en esta provinçia estavan pobladas al tiempo que yo a ella llegue e pasase adelante a descubrir a tuysgalpa una provinçia muy rrica que importa mucho al servicio de vuestra magestad e que se descubra e pueble e luego que fuese a las minas poblase una çibdad que se llama la nueva çibdad de segovia e me hizo relaçion de muy grandes nuevas que tenia de tuysgalpa de yndios que consigo tenia mercaderes que tratan en la propia provinçia e me encio a pedir socorro de mas gente para sustentar lo poblado e paraentrar en tuysgalpa porque tiene noticia de mucha gente e muy rica tierra e yo tengo españoles conmigo que la an andado e dicen lo propio quel capitan mescribe tengo adereçado el socorroq eu le tengo de enviar al presente de gente e armas e caballos municiones e para la entrada del verano quejes en esta tierra en tiempo de noviembre pienso yr yo alla o enviar çien onbres para la conquista e poblaçion de tuysgalpa la qual se a de poblar desde esta provinçia porque de otra no ay el aparejo que desta e quiero que sepa vuestra magestad que en lo que se a gastado e se gaftara es a costa de vuestro governador Rodrigo de contreras e mia e que todo es una cosa de lo que mas sucediese lo hare saber a vuestra magestad --------” (Pedro de los Rios 14 CS 3, 25 de Jullio de 1543)

Carta de Obispo Antonio de Valdivieso

Uno de los maestros de pluma envenenada fue el tercer obispo de Nicaragua, Antonio de Valdivieso. Fue amigo de Bartolomé de las Casas y de la misma actitud sobre la conquista. Era bajo, medía cinco pies, cuatro pulgadas y delgado. No temía redactar informes bruscos e insultantes de los gobernantes a la Corona. Cuando llegó a Nicaragua en mayo de 1544 encontró una colonia en ruinas y la iglesia en abandono. El sacerdote que colocaba todas las primicias y diezmos, un tal Cristóbal Ortiz, un aliado de Contreras, había desfalcado todos los fondos de la iglesia desde hacía años. Valdivieso entabló una demanda contra el tesorero Pedro de los Ríos por el robo de 3800 pesos de la iglesia. Perdió el juicio porque el familiar de Ríos, Alonso de Maldonado, Presidente la Audiencia de los Confines, dictó que no había jurisdicción de la Audiencia sobre el hurto de la iglesia. Nunca entabló otra demanda, pero excomulgó a toda la Audiencia. En 1550 fue asesinado por Hernán de Contreras, hijo de Rodrigo de Contreras, en la casa cural. En 1999 sus huesos fueron descubiertos en la iglesia mayor de León Viejo. Todavía tenían las marcas de la espada del asesino Hernán de Contreras.

Carta de Valdivieso:

“El estado destas miserables es tal que les seria prospero el de esclauos por que estos son tratados como onbres y los naturales como bestias y mucho mas rrespeto se tiene a las bestias que a ellos yo e trabajado muncho y por el pulpito y confesiones se a remedido algo y se huviera remediado mas sino huviera auido estoruo de parte de las justicias de vuestra alteza porque an venido a esta provincia vna vez el presidente y dos vezes el licenciado Ramírez y el tiempo que avian de gastar en rremediar sus miserias le gastaron en deshacer y quebrantar la autoridad de mis rreprehensiones y ordenamientos y procurar alterar la provincia contra mi en el caso y avnque yo e tenido munchos peligros en esta provincia nunca le e tenido tan grande como quando ellos se hallaron presentes porque todo el tiempo que el presidente y el licenciado Ramírez se hallaron aquí juntos no me conviene no salir de mi casa ni ver mi iglesia y el dia de corpus christi que fui a ella fui de tal manera tratando que el licenciado, Ramírez sobre que no consenti que se dixesen los divinos ofiçios delante de vno que yo tenia por descomulgado que me convino dejar la iglesia y dejarles hazer lo que quisiesen de palabra en mi ausencia delante todo el pueblo que me deue rrespeto vnas vezes me prendian y otras me ahorcavan y dieron toda la ocasion posible para que mis ovejas me echasen.” (14 CS 299, noviembre de 1547). Alonzo Lopez de Çerrato – Presidente de la Audiencia de los Confines

Otro maestro de pluma envenenada fue Alonso López de Cerrato. Nombrado presidente de la Audiencia de los Confines en 1547, Cerrato fue nombrado por sus sentimientos reformistas. Era irascible y fue un abogado de primera clase. Se peleó con Valdivieso y probablemente otorgó algunas de las encomiendas de Contreras a sus aliados en la tasación de 1548. Valdivieso escribió una carta acusando a Cerrato de varias fechorías. La carta no se ha encontrado hasta el momento. Pero la respuesta de Cerrato, llena de ironía, sarcasmo e insultos a Valdivieso sí existe.

Carta de Cerrato a Valdivieso:

Rmo. Y muy illustre señor, “vna carta de Vuestra señoria reçevi llena de mill quexas la qual ni yo la entendi ni se de que se quexa en ella me acusa Vuestra Señoria de muy credulo y dize V.Sa tanbien que no se entiende si por no entenderse V.S. me halla a mi muy credulo no tiene razon aqui no se da ni cexa de dar credito por lo que dicen ni no dicen en el abdiençia se prouee lo que se puede e debe proueere sy V.S. no lo entiende es porque no tiene practica dello ni sabe como se haze y por esso no dexa de ser bien porque no tiene pratica dello ni sabe como se haze y por esso no dexa de ser bien proveído y asy como no ternia yo razón de me quexar de no entender a sancto thomas no la tiene V.S. de dezir que no entiende lo que aui se prouee porque ni es de la profesión de V.S. ni tiene para que entenderlo e sy V.Sa. supiese quan poco creo espantarse ya e çierto si V.S. no creyese mas de ligero que yo no ternia algunas fatigas que tiene pero creese asi tanto que a todos tiene por inhábiles e por incapaces syno asi y de ay viene parecerlo todo lo que los otros hazen e dicen malhecho e mal dicho e mal ordenado e çierto convenia a su autoridad darse asy tanto credito e alos otros tanpoco pues tiene tan entendido que en theologia y en leyes e canones e gobernacion nadie sabe ni entiende nada syno V.Sa. y avn lo peor es que en la practica del juzgado de abdiencia que ni la sabe ni la vido presuma de corregir y emendar a quien a tantoa años que con toda curiosidad entendido en ella V. Señorita sepa que yo soy mas viejo que V.Sa. y he visto mas negocios e tengo mas experiencia que no V.S. e he estudiado mas leyes e canones que V.S.a e tengo mas practica dello que otros muchos e lo entidndo medianamente e ni es menester que V. Señoria me lo de a entender e se muy bien lo que devo hazer en todo e muy mejor los señores del qonsejo que lo ordenan e son christianos e letrados e saben lo que V. Señoria puede e lo quel rey tiene en yndias e quiere que los prelados e clerigos biuan conforme a lo qual manda e no de otra manera, agora me ha enviado muchas çedulas de que se yo quellas firmara V.S. vna es que los prelados no trayan varas syno conforme a la premagtica otra que los notarios guarden los aranceles e los clerigos e curas no lleven mas de tres vezes mas en españa otra que las rentas de los diezmos se hagan ante los oficiales e que los prelados cobren los oficiales de su diezmos se hagan ante los oficiales e que los prelados cobren los oficiales de su majestad e bien se que pareçera duro pero al fin seha de hazer lo quel rey manda V.Sa pase por ello pues al fin lo que tiene el rey se lo dio e no el turco ni el papa yu todo es del rey digo lo temporal e para esso estan losa príncipes en la iglesia para que rijan e gobiernen lo que conviniere como dize a quel capitulo principes e segun officun e V.Sa. crea quel audiencia ni prouee ni proueera cosa que no sea conforme a justicia e conforme a derecho su majestad me embio essos despachos para V.S. supplico a V.Sa. me avise del reçbo dellos porque me los encomienda mucho aca han venido tanbien algunas testigos en fauor de los perlados creo que tanbien las enbian a V.S. avnque lo bueno aceptan lo que no le pareçe asy no lo surgen pero fazerse tiene al cabo. Suplico a V.Sa. este de mi satisfecho que le deseo seruir asy Dios me ayude e sy a ydo de la corte es por amenaza yo la perdono y V.S: faga todo aquello quel fuere seruido que yo reçibiere poca pena dello e ni por esso dexara de le yr a españa dios los guie en lo mejor el qual guarde la muy illustre persona de V.Sa. como desea de guatemala XXII de enero de 1550 años.” de V.Sa. Rma. muy çierto seruidor que sus Rmas. manos besa. (Firmado:) el licenciado çerrato (15 CS 489, 22 de enero de 1550)

C. Los dramas sociales de los juicios y residencias

La sociedad hispánica fue notable en tener un sistema de derecho y leyes bien desarrolladas. Por ejemplo, el libro más largo de Las Siete Partidas fue libro tres, de los abogados y la organización de la administración de la justicia, con más de 662 leyes en 32 títulos. Estas leyes dictaron las reglas para los dramas sociales más complejos, los juicios formales.

Las disputas eran, según el concepto de Victor Turner, “dramas sociales” que representaban temas sociales y culturales más amplios. Las disputas no solamente salieron de un contexto particular; los argumentos y tácticas representaban temas de interés cultural. (Kellogg: 5) Por ejemplo, el investigador Victor Turner creó el concepto de “drama social” en su trabajo sobre los conflictos en pequeños pueblos africanos para describir le manera en que disputas, que parecen agresivas e intensas, en realidad son hechos sociales regulares y repetidos. Turner aplicó este concepto a textos antiguos de Islandia . . “ El escribió que en estos textos:

“las partes diferentes eran más que solamente nombres, pero . . . podían cambiarse a ser caracteres del grupo quienes motivos se pusieron conocidos no solamente en términos de personalidad pero también en términos del papel múltiple que ocupaban simultáneamente o en tiempos diferentes en la estructura social o en grupos temporarios. En todo eso se encontraba la idea que los eventos sociales se forman patrones complejos con tiempo por costumbre y voluntad y especialmente por conflictos de costumbre y voluntad y deseos del grupo y la necesidad de resolver estos disputas.” Turner: 1971 352.

Interrogatorio de Diego de Herrera para apoyar las residencias de Rodrigo de Contreras y Pedro de los Ríos

Después de la residencia de Contreras, Herrera quería enviar más pruebas a la Corona de la maldad de Contreras y la manera fraudolenta que Contreras y de los Ríos usaban para transferir encomiendas a sus familiares por razón de las leyes Nuevas de 1542. Los dos aristócratas falsificaron títulos de encomiendas con fechas de años anteriores y también recibieron títulos de encomiendas de vecinos que habían muertos años antes. Para apoyar su alegatos, Herrera redactó algunos interrogatorios para preservar los hechos.

E luego encontinente el dicho señor licenciado para información de lo suso dicho hizo parecer ante sy a diego sanches vezino desta dicha çibdad del qual su merced tomo e recibió juramento en forma de derecho sobre la señal de la cruz so virtud del qual juro de decir verdad y seyendole preguntado por las preguntas del dicho interrogatorio dixo lo syguiente. juan alonso e francisco de caliz -----------

I. a la primera pregunta dixo que lo que della sabe es que en vn dia del dicho mes de setiembre del dicho año pasado de quinientos y quarenta e tres años el thesorero pedro de los rios estanbdo en esta çibdad vsando la jurisdiçion de governador desta prouincia dixo a este testigo que arias de azevedo vezino de panama e luys sanches mercader estante en panama que no se acuerda quel dellos le dixo pero que byen se acuerda quel vno dellos le dixo que le avya escripto qual dotor Villalobos oidor del abdiencia de panama le abia dicho que le escribiese e abysase al dicho thesorero pedro de los rios pusiese sus yndios de repartimiento en cabeça de su muger pues que tenia tiempo para ello y lo podia hacer pues que tenia el poder para ello porque avia nueva que su magestad mandava poner en su cabeça los yndios de los governadores y sus ofiçiales de su real hazienda y tenientes y otras personas oficiales de justicia y se lo dixo a este testigo para efeto traspasase los yndios de que se servia en su muger e hijos por que tanbyen dezia que seentendia por los escriuanos porque este testigo es escriuano desta çibdad y quel dicho thesorero dixo a este testigo quel queria traspasar sus yndios que tenia en repartimiento en doña ysabel su muger e que a lo que este testigo le pareçe que se quiere acordar. preguntadole este testigo al dicho thesorero sy abia fecho la çedula de los dichos sus yndios en la dicha doña ysabel su muger le dixo que sy abia fecho lo que les preguntado dende a pocos dias que avya pasado lo suso dicho con el dicho thesorero y le dixo que ya estava fecho dándole a entender a este testigo que por razon del dicho avyso avia encomendado e traspasado los dichos yndios en la dicha su muger y que a lo queste testigo se acuerda preguntado este testigo a salvador de medina escriuano sy abya traspasado sus yndios el dicho thesorero a doña ysabel su muger y queste tetigo tiene por el dicho thesorero en la dicha su muger y queste testigo tiene por çierto que por razon del dicho abyso quel dicho thesorero dixo a este testigo hizo el dicho traspaso enla dicha su muger de los dichos yndios porque este testigo abia oydo decir a algunas personas de cuyos nombres no se acuerda quel dicho thesorero avia puesto los yndios que tenia en granada en cabeça de vnos hijos bastardos que tiene en marina de orduña y queste testigo le dixo a la dicha marina de orduña respondio que no los habia dado syno a la dicha su muger lo qual paso despues quel dicho thesorero dixo a este testigo que le abya dado el dicho abyso e que despues desde a pocos dias vino a esta çibdad e prouincia el licenciado pineda por juez de comision y que oyo decir algunas personas de cuyos nombres no se acuerda que vn francisco de peralta que avya benido en conpañia del dicho licenciado pineda avia traydo vn traslado de las ordenanoas nuevamente fechas por donde su magestad mandava quitar los dichos yndios a la persona que dicho tienen y queste testigo procuro de ver las dichas hordenanças y no la obo e que se dixo públicamente despues de venido el dicho licenciado pineda que vino a esta prouincia a diez de otubre del año de quinientos e quarenta e tres lo que dicho tiene que se quitasen e pusiesen en cabeça de su magestad los yndios que sus ofiçiales e tenientes tuviesen y que lo demas contenido en las dichas hordenanças no se publicava tanto como lo que dicho tiene y esto sabe desta pregunta ---“ (11 CS 285, 16 de Agosto de 1544)

La Rebelión de Pascua de 1543 y los juicios siguientes

Los esfuerzos para reformar Nicaragua por el Dean de la iglesia, Pedro de Mendavia fracasaron en la rebelión de Pascua de mayo de 1543. Mendavia y su gente detuvieron a Pedro de los Ríos y lo pusieron en el Convento de la Merced. Conversaron toda la noche y llegaron a un arreglo. Mendavia permitía a Ríos salir libre. Horas después los aliados de Ríos atacaron a los aliados de Mendavia y asesinaron a varios. Mendavia fue hecho prisionero y enviado a España engrillado. Un hijo de Pedrarias lo llevó a España. Al comenzar el viaje Arias Gonzalo encontró 1,000 pesos de oro en sus pantalones los que robó. En el viaje Arias compró un barco de mala calidad y se hundió cerca de la Habana. Los dos llegaron a Cuba a nado. Mendavia fue encarcelado y salió de la prisión en 1546 ó 7 sin un centavo en sus bolsillos. La selección es una parte del comienzo del juicio en 1543 que nota los ataques violentos de los vecinos y el asesinato de un fraile franciscano por el falsificador favorito de Contreras, el escribano real Martín Mimbreño. Como capítulo final, Mimbreño murió en 1545; sus pertenencias desaparecieron en forma misteriosa.

“Quel dicho pedro de los rrios avya savido que al dicho dean le venia socorro de gente de la çiudad de granada por mandado de los alcaldes y del vicario e avya juntado el dicho pedro de los rrios y avya juntdo çiento e çincuenta homvres e la dicha doña maria de peñalosa su suegra e con ello avia preso al dean en mitad de la plaça de leon yendo descuidado con tres o quatro onvres e que despues de preso el dicho dean avian ydo a la merçed do estava la jente de el dean e acavaron de quebrar las puertas de la iglesia que avyan començado a quebrar quando prendieron al dicho pedro de los rrios e lo quisieron sacar della e avian entrado dentro en la iglesia e que martin minvreño que no le dixeron como se llmava que yva junto al dicho martin minvreño que avya tirado con vna bellesta avn frayle de la horden de san francisco que se dezia fray pedro de chaves e le avya muerto al dicho frayle e que la ley le avyan prendydo a la jente del dean que serian asta treze o catorze honvres e los avyan llevado preso e que salydo del monesterio el dicho martin nubvreño salyo a caballo por la plaça con vna lança en la mano e avya topado a vnclerigo que se dize diego tello cura de la iglesia mayor de la dicha çiudad e que arremetyo a el con el caballo e lança y el dicho clerigo se metyo en la dicha iglesia mayor e avya entrado tras el en la dicha iglesia mayor a caballo asta junto al altar mayor y ansy presos la dicha jente del dicho dean el dicho predro de los rrios avya fecho azer justicia de quatro dellos e los avya fecho quartos quel vno se dezia metavte que here alguazil del dicho dean y el otro se dezia perez y el otro pinar negrillo y el otro Ramírez e que al dicho matavte dezia el pregon quando le ajusticiaron que por que avya tomado a vno vn cavalo en el camino e que aquel a quien dezian que avya dado de su voluntad e que de pregon contra el dicho perez porque avya hurtado vn jarro de plata y el pregon contra pinar negrillo porque avya muerto hun honvre desde dentro dela ygleais y el pregon contra Ramírez dezia que por alborotados e que diez dias antes poco mas omenos que acaeciese lo que dicho a save e vyo este testigo que en la çiudad de leon ante el dicho dean como juez e ante osorio clerigo e luys de guevara e polanco como sus acompañados e diego gutierrez governador de cartago para conçertarlos en las diferencias que tuviesen se azia çierta provança de avono a favor de Rodrigo de contreras a pedimiento de la dicha doña maria de peñalosa su muger e del dicho pedro de los rrios su hierno y estándose aziendo esta provança save este testigo questava conçertado entre el dicho pedro de los rrios y el dicho dean e sus acompañados porque los vyo platicar en ello que al dicho dean se le pagasen ciertos dineros que dezian que le devya su magestad e que pagados les entregase la dicha provança e despues desto vuo que el dicho dean salyo de su casa con treze o catorze honvres e llevava la dicha provança en las manos e fue con ella a casa del dicho diego gutierrez governador e ally le oyo dezir al dicho dean e a otros de los que con el avyan ydo que lleva la dicha provança en casa de guivara para darsela e que la diesen los dineros que dezia que su magestad le devya a quel dicho luys de guevara le avya dicho que diese la provança que dineros no le avyan de dar ningunos porque su magestad no los tenia e que sino lo azia que antes de dos oras veria caperuças vermejas e que a lo que a este testigo le pareçio el dean le duo de miedo la dicha provança e se fue a guarecer a casa del dicho diego gutierrez e luego en este continente vyo este testigo salyr jente de casa del dicho Rodrigo de contreras.” (8 CS 12, 5 de Junio de 1543)

© Patrick S. Werner


Bibliografía

arriba

Alvarez Rubiano, Pablo, 1944: Pedrarias Davila, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Instituto Gonzalo Fernández de Oviedo. Madrid.

Burns, Roberto SJ. 2001: Introduction to The Sixth Partida, En Las Siete Partidas,Under Worlds: The Dead, The Criminal and the Marginalized, Translated by Samuel Parsons Scott, University of Pennsylvania Press, Philadelphia.

Kellogg, Susan, 1995: Law and the Transformation of Aztec Culture, 1500 – 1700 University of Oklahoma Press: Norman and London.

New Catholic Encyclopedia, 2nd Edition.

Turner, Victor, 1971: “An Anthropological Approach to the Icelandic Saga”. In, TheTranslation of Culture, ed. Thomas Beidelman, 349-74, London: Tavistuck.

Vega Bolaños, Andrés, 1954 – 1957: Colección Somoza: Documentos para la Historia de Nicaragua. Madrid, varias Editoriales.

*Istmo*

*¿Por qué existe Istmo? *¿Qué es Istmo? *¿Quiénes hacen la revista? *¿Cómo publicar en Istmo?*

*Consejo Editorial *Redacción *Artículos y Ensayos *Proyectos *Reseñas*

*Noticias *Foro Debate *Buscar *Archivo *Enlaces*

*Dirección: Associate Professor Mary Addis*

*Realización: Cheryl Johnson*

*Istmo@acs.wooster.edu*

*Modificado 9/02/05*

* Istmo, 2005*